El inventario de viviendas aumenta en primavera y se mantiene estable en verano. Las estadísticas muestran que una gran parte de los compradores potenciales buscan casas activamente durante los meses de abril a junio[1]; de hecho, Zillow informa que los vendedores hacen más dinero y venden más rápido en las primeras dos semanas de mayo, con julio y junio, respectivamente, sirviendo como los mejores meses para poner su casa en el mercado[2].

Algunos de los factores que contribuyen a este aumento en demanda de casas para comprar es que algunos compradores necesitan mudarse antes del otoño: algunos de ellos esperan hacer la mudanza cuando finalice el año escolar. 

Por otro lado, estas estaciones aumentan la energía de las personas para salir a ver exposiciones de casas para la venta, las cuales también son más atractivas gracias a la hierba verde y los árboles florecidos de los jardines. Esto impacta en el número de compradores y vendedores, aumentando la competencia en el sector.

Para ayudarte a aprovechar este momento para vender tu casa y que disfrutes de los últimos días en ella, te damos estos consejos:

  1. Organiza y despeja el desorden[3]. Vacía los armarios, esto los hace parecer más grandes; mueve el mobiliario a un cuarto de almacenamiento, esto ayuda a que los espacios sociales también luzcan más grandes; y mantén los anaqueles y repisas despejados y listos para mostrar en todo momento. Esto ayudará a que tu vivienda se vea espaciosa, grande y con una energía más agradable, aspectos importantes para seducir a los compradores potenciales.
  2. Siempre estar listo para recibir huéspedes[4]. Teniendo o no una Casa Abierta, necesitas recordar que es normal que en esta época de verano lleguen amigos de visita inesperadamente y ellos pueden esparcir la voz de que tu casa es asombrosa y, por qué no, también podrían resultar siendo compradores potenciales. También, tu agente inmobiliario puede tener un ansioso comprador espontáneo y te puede pedir visitar el sitio de un momento a otro. Así que asegúrate de que tu casa siempre esté lista para recibir invitados.
  3. Saca tu mobiliario de exterior[5].  De esta forma sería más fácil tener algunos invitados y además te ayudará a enganchar a los compradores a los que les gusta entretener y realizar fiestas con sus amigos. Agrégale a esto el marvilloso tiempo que podrás pasar en tu jardín disfrutando del sol.