En esta época del año, en el extremo calor, algunos de nosotros pensamos en regar el césped todos los días. Sin embargo, esto no es correcto para todos los casos y, reconozcámoslo, podemos invertir este tiempo en otras actividades de verano. La situación puede ser completamente diferente si nos tomamos unas largas vacaciones. Aquí hay algunos consejos para ayudarle a mantener el césped de su jardín vivo durante esta temporada.

Primero, conoce tu prado. Identifica qué tipo de hierba tiene, porque hay algunas clases de pasto que son más tolerantes a las condiciones más secas que otros y requerirían menos agua.

Segundo, no riegue su césped todos los días. Generalmente, la hierba sólo necesita aproximadamente 1-1½ pulgadas de agua a la semana. Para saber la medida exacta, se podría instalar un sistema de riego inteligente.

Es posible que desee ahorrar recursos mediante la adaptación de barriles de lluvia por debajo de los canales de desagüe del techo; el sistema de riego se puede llenar desde allí. De esta manera no necesitará gastar mucho dinero (el agua no es barata).

Por último, mantén la hierba en las mejores condiciones. Para una nutrición orgánica, trate de aplicar milorganite en julio o un fertilizante-semilla de otoño entre finales de agosto y principios de octubre.

Como dice el dicho… la hierba es siempre más verde en el otro lado. Así que procura tener un gran césped que te haga sentir orgulloso y que ponga a tus vecinos verdes de envidia… necesitarás un poco de tiempo, un poco de planificación, y un poco de creatividad.


¡Salud por tu hermoso patio!